martes, febrero 07, 2006

Mi mundo...6ª parte

Al llegar al mercado un tipo de gorra roja y lentes de armazón negro nos saluda a los cuatro, el es el panadero del pueblo, y dice que va a ver al juguetero, seguido de el va un herrero, grande, de lentes, con un peinado corto y con picos hacia el frente, nosotros avanzamos al mercado, centenares de carpas de todos colores, personas inventadas por mi mente gritando sus productos, frutas, verduras, juegos, pero no solo hay esto, hay puestos muy diferentes a los del mundo real, venden cosas que solo en mi mundo puede haber, aprecio, que se da a cada persona que pasa, con forme va aumentando este aprecio, su casa en mi mundo se altera y se va haciendo mas grande o va haciéndose diferente. La princesa y la pastora parecen niñas alrededor de todo el mercado, viendo todos los puestos, preguntando que es cada cosa, lo que les gusta lo consiguen, cada vez salen de algún puesto con listones, collares , aretes, casi todo lo que ven, en cambio, el de negro y yo platicamos con mucha tranquilidad, yo no le digo, pero el sabe que algo pasa, llevamos tantos años hablando de cosas filosóficas que aprendimos algunas cosas del otro, yo se que el sabe, pero aun así no dejare que los demás lo sepan. Después de horas de recorren el mercado, llegamos al final de el, a otra plaza mas pequeña, los cuatro vamos a una banca y nos sentamos, las dos mujeres siguen felices de todas las cosas nuevas que tienen, se las muestran al de negro, yo estoy de pie mirando el cielo, una sola nube esta en el cielo, como si no quisiera irse, en eso escucho una voz, pero no es de ninguna de las tres personas que están conmigo, es mas infantil, como de un niño, esta cantando un canción de cuna, volteo a ver a mis compañeros, ellos no parecen escucharla, solo yo, trato de buscar de donde viene el sonido, ahí en el centro de una calle, esta la catedral, un edificio que creé para representar mi religión, es blanca, grande, con un vitral enorme arriba de la puerta principal en el que esta la ultima cena, y abajo al lado de puerta principal esta una estatua de un ángel, el arcángel San Miguel…mi ángel de la guarda.

La voz no cesa, debo de ir a la iglesia, al ver que camino hacia ella mis tres acompañantes me tratan de seguir, les digo que se queden ahí, si quieren que regresen a sus casas, ellos se detienen, pero dicen que me esperaran, yo no les respondo. Llego al frente de la puerta principal, veo a la estatua del arcángel de cerca, su mirada es tierna, pero su posición parece que se defendiera de algo, en la mano trae su espada y sus alas están extendidas, siento casi como si me mirara. Al pasar la puerta veo el altar al fondo de la sala, todas las sillas, los santos alrededor de las paredes, camino por el pasillo entre las sillas, mis pasos hacen eco en la iglesia, hasta el frente veo varias personas rezándole a una figura de la virgen que esta sobre el altar, arriba del altar y en la pared esta la cruz con cristo crucificado, siempre que la veo lo reverencio con respeto y me persino.
-Siempre respetuoso, ¿Eso te lo enseñe yo o mi hermana?
Ya se de quien era la voz, volteo a mi derecho, hay dos mujeres, una niña pequeña rubia de pelo rizado, ojos azules y un vestidito blanco, a su lado esta su hermana mayor, una adolescente casi de mi edad, también rubia y de ojos azules, solo que ella viste un vestido azul largo y de mangas largas.
-Sabiduría y Experiencia…

2 comentarios:

El nirvas dijo...

A weboo, pos yo no se, pero el de negro es la mamada....hell yeah!!

el-memo dijo...

jojojo a webo!