martes, mayo 13, 2008

Historias que contar

Historias de vida que contarle al viento que me acompaña todas las mañanas, como estoy lleno de esas historias. Cuentos felices, tristes, malos, buenos. Cuantos de héroes, de villanos, princesas y detectives. El viento me escucha con paciencia, el mejor oyente cada mañana. Me retroalimenta con brisas fuertes, vanas, suaves, ligeras, frías, cálidas. Me dice si el cuento es bueno o malo, si lo hizo llorar, si lo hizo sonreír.

Cuantas historias podría contar, cuantos sucesos tristes podía relatar, cuantas sonrisas bellas podría contar. Que pena es tener historias que no se pueden decir, que pena es tener cuentos que no serán escuchados. Que pena, habiendo tantas historias buenas, que pena teniendo tan buenos relatos. Hay veces que la gente no quiere escuchar, hay veces que la gente no quiere contar, que pena es no tener ganas de relatar.

Yo cuento mis historias para sonreír, para llorar, para gritar y para aprender. Esas historias de vida que son hechas para contar.

1 comentario:

J.J ROMERO dijo...

Hola, te
regreso el comentario
y pues hay mucho por leer por
aqui en tu blog
asi que por
aqui andaré un rato
dando guerra y tambien dandote
que leer.
Vale nos vemos.