jueves, octubre 18, 2007

De corazones rotos...

Que irónico, un buen amigo me dijo una vez que soy bueno escribiendo de desamor, no he sufrido de desamor en mas de un año y he sido mas que feliz casi un año entero con la persona que mas he amado en mi vida .Que ironía.
-----------------------------------------------

Hace mucho había una niña, pequeña bonita, cabello negro y ondulado, largo y hermoso, con una sonrisa encantadora. Esta niña estaba trasformándose en una señorita y en medio de esa transformación, se enamoro. Se enamoro de un niño como ella, entrando en la adolescencia. Los dos se querían querer, pero quererse querer no basta. El niño se fue antes que pudieran quererse, ella se cerró, sufrió su primera decepción, lo único que supo hacer es fingir, fingir que era feliz. Se dedico a buscar llenar el vació del niño que se fue, se dedico a fingir querer a otros, simplemente para sentirse segura, para fingir una realidad donde ella no sufría, pero sufrió.


Un día, pasados los años, un muchacho se le acerco dispuesto a darle cariño. El muchacho comenzó a escribirle poesía, cuentos y canciones, ella halaga las recibía, sin abrir su corazón, el siguió insistiendo y ella siguió resistiendo. Un día el muchacho la abrazo sin decirle una sola palabra, ella lloro por dentro. Pasó de nuevo el tiempo y ella siguió jamás queriendo de verdad. El muchacho que tanto la quiso querer se fue a ser feliz en lugar de estar atrás de alguien que no quería ser feliz gracias a el. La historia de la niña, ya como muchacha, se repitió. Se dice por ahí que llora cada noche sus desamores y por las oportunidades que no quiso tomar, mientras que en el día, sigue fingiendo ser feliz.

Nosotros mismos creamos nuestros desamores, nos concentramos tanto en los pasados, que no dejamos que llegue alguien a curarnos esas viejas heridas con sus detalles, sus canciones, sus poesías y sus abrazos. Entonces el desamor tiene la única cura, el amor, pero no hacia otros, sino hacia nosotros, el poder amarnos lo suficiente para enfrentarnos al sufrimiento y reírnos en la cara de la decepción.

Te invito a reírte de eso, ríete mientras te levantas después de haber sufrido. Ríete por que no importa cuantas veces te tumbe, te levantaras una y otra vez, al final el desamor estará bajo la suela de tu zapato y tu, sonriendo, seguirás caminando.

Hace mucho me preguntaron “¿Cómo le haces para levantarte siempre?” Yo le conteste “Simplemente lo hago”


----------------------------------


4 comentarios:

el-memo dijo...

aaayyyyy cueris miil!!!!! jajaja NO!

wey esa de poca... no se por que sono como una pedrada.. no.. mejor sono como un PEÑASCO caon. En fin, sea o no pedrada, me cayo el saco bien culero y si we.. ¿vaya ironia no? tu escribes mejor de desamores y yo al revez, y en la vida es otra cosa... madres we.
si, algo tiene que ver conmigo la historia aunque sea indirecta directamente jajaj no es de la chava que piensas... seee ella no es.

¿que pedo? ahora si pones bibliografia de las fotos? que naaaice jajaja pasatela leve caon
paz

Luis García dijo...

*aplausos*

Anónimo dijo...

Escribes muy bien.
cuidate, saludos.

Ely dijo...

Aqui de repidin pa seguirle con el obseno ensayo de Taller, no tengo palabras pa describir lo que escribiste asi que solo te deseare lo mejor y que te cuides. Sigue escribiendo bye ^^